Clima:

El nuevo USA o la nueva Cuba

El nuevo USA o la nueva Cuba
Desde luego, ciudad Juárez es ciudad Juárez, con su historia y su violencia, también con su altruismo desbordado y sus resiliencias para levantarse mil y una noches, con sus baches y sus puentes fronterizos, cada colonia, cada calle con sus esquinas y sus abarrotes hace identidad y pertenencia fronteriza, se desarrolla con 3 o 4 grandes cadenas de negocios en sus diferentes giros.
 
Durante 2019, si no es que al cierre de 2018, la ciudad sin demandarlo, recibió visitantes escapando de sus realidades del mágico interior del país, de Centroamérica, hasta de lejanas tierras continentales e incluso de Cuba. No es la primera vez que arriban, aunque si la primera ocasión en recibir contingentes y no éramos el destino anhelado, sino el camino de paso, hasta topar con la aduana americana, esperar unos días para brincar a aquello que dicen que es el sueño americano.
 
Migrantes connacionales.- Llegaron en forma de colectivos que, por la cantidad de personas, bien se pueden colocar en la categoría de población de rancherías. Son grupos de familias huyendo de la violencia, los padres no vinieron solos, no podrían hacerlo y trajeron consigo a los hijos, los hay de diferentes edades, desde infantes de meses hasta adolescentes y jóvenes, en algunos casos también llegaron jóvenes abuelos. En el perfil poblacional de los migrantes, no está toda la cadena de edades porque no se ven adultos mayores, pero si aquellos que aun no tienen edad para trabajar y los que aun se pueden desempeñar productivamente. Hay que enfatizar que vienen huyendo, atrás no dejaron nada material ni patrimonial, ya no tienen punto de regreso, por eso viene pidiendo asilo político a los Estados Unidos (USA).
 
Por la ubicación de sus campamentos, que despacio se han convertido en asentamientos irregulares, se dispersaron en tres puntos alrededor de los puentes internacionales y se han declarado inamovibles por una razón: No están dispuestos a perder la oportunidad ni el turno acaso, de ser llamados a entrevista por la autoridad migratoria de USA, obtener el asilo es la ilusión o la necesidad. El clima caliente del verano no los intimidó, el par de gélidas y torrenciales lluvias nocturnas no los convenció de abandonar los sitios y han resistido los días helados del otoño. Si el indiferente clima natural no los movió, poco lograron las autoridades invitándolos por motivos de salud, a guarecerse en los albergues.
 
En dos de los puentes internacionales, solamente hay calles o callejones contiguos que sirvieron para establecerse y si existe autorización o no, los tomaron y los han convertido en ciudades espontaneas. Hay más de una analogía para describirlas. En el otro puente, el libre Córdova Américas, está el glorioso parque devuelto a México, el Chamizal.
 
En los 3 sitios, las familias migrantes llegaron con vulnerables y homogéneas tiendas de campaña para protegerse, proporcionadas por el mismo proveedor quizás. Paulatinamente cada familia ha expandido su perímetro con más hules, cobijas, colchones, cartones, tablas, piedrones para resistir los vientos, sillas, bancos, mesas, etc., algunas con patrocinio de los altruistas juarenses y vecinos de El Paso, Tx.
Sin olvidar que la autoridad municipal asiste o cumple entre otros apoyos, con baños portátiles, no se podía descuidar este detallito.
 
Resaltando, el cristiano altruismo de juarenses y paseños se ha desbordado con apoyo de comida, juguetes y ropa a los migrantes, seguramente también pañales, servilletas, medicamento no controlado y agua embotellada. Espontáneos grupos se organizan y en diferentes días y horarios acuden a los sitios.
 
Periódicamente nos enteramos del esmero apoyando a los connacionales. Si ellos no van a hospitales comunitarios, los doctores acuden a realizar revisiones. La diligencia más reciente, consiste en habilitar un aula para impartir clases de inglés a los migrantes asentados en el Chamizal.
 
Como van las cosas, la noche del 24 de diciembre habrá una romería de comidas que los juarenses y paseños van a obsequiar, misa de navidad y el día 25 igualmente, se esperan regalos y payasos alegrando a las familias. Si los sitios persisten como parece ser, ya se puede programar el día del niño y la semana santa de 2020, así es Juárez-El Paso. No importa si se hace el desaíre por insertarse a la actividad laboral de la frontera.
 
Cubanos en Juárez.- Llegaron persiguiendo el mismo propósito del sueño americano, pero difícil como es alcanzarlo, han encontrado el sueño mexicano.
 
Esta comunidad no se instaló en un área pública, sino en cuartos de renta con el patrocinio, supongo, de sus familias regularizadas en USA. Poco a poco se insertaron en la actividad laboral y empieza a ser cotidiano encontrarlos en tiendas de autoservicio, restaurantes y estéticas. Tampoco ellos tienen punto de retorno a su Cuba, pues si lo hacen, por desertores terminan en prisión. 
 
Con el cliché de ¨guardar las proporciones¨ con USA, para los cubanos, ciudad Juárez es el descubrimiento de las libertades que no tienen, de los empleos que no hay en la isla y de ingresos inalcanzables, no serán los sueldos de ensueño americano, pero si muy mejores a los que terminó de ofrecer la revolución cubana. Los cubanos se están empleando aquí en Juárez y hasta emprendiendo negocios con la cocina caribeña. Quizás un día, un sector de la ciudad se llegue a bautizar como Nueva Cuba, la libre. Me regresé.- Una condición es necesitar, otra es merecer.
 
 
Por Jesús Galindo, en Cd. Juárez. 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Directorio

Siguenos a través de: