Clima:

El planeta con vómitos y altas temperaturas

El planeta con vómitos y altas temperaturas

Cd. Juárez. 

Agosto de 2017.

Inagotable, imparable el sargazo en las playas del Caribe y altas temperaturas en las ciudades, el medio ambiente vomitando sobre nosotros, nos salpica los pies y las narices. Entonces, como raza humana nos volvimos la infección del planeta. Esto es algo que no debe dejar de repetirse para el entendimiento humano, por esa razón replicó un par de opiniones especializadas que se publicaron en la revista Animal Político.

La rasposa e intratable alga marítima que conocemos como sargazo, se ha convertido en un grave problema ambiental en la región del Caribe, incluyendo las costas de Cancún y de la Riviera Maya, en México. Es un problema de todo el Océano Atlántico, no es nuevo, pero si potencialmente crecido, es una yerba en reproducción activa. Este año, 2019, los medios informativos nos reportan un aumento en la llegada de sargazo a las aguas del Caribe mexicano y según datos de la Secretaría Estatal de Turismo de Quintana Roo, para finales de 2019 se espera recolectar hasta un millón de toneladas, el doble las 500 mil toneladas del año pasado ¡!

  • ¿Y dónde están las toneladas de sargazo retirado? ¿Ya hay montañas de esa alga en tierra firme? Están vaciadas en ríos y en selvas del sur de México, oficialmente no se conoce una zona o laguna verde reserva destinada para su depósito. El vómito del planeta sorprendió a las autoridades y no cuentan con tratamiento, solo su retiro de las playas para proteger los fines turísticos.

Me gusta el calificativo del sargazo como un alga “oportunista”, que se alimenta de la contaminación en las aguas del mar, por los fertilizantes con alto contenido de nitrógeno que se vierten a las aguas, materias orgánicas y descargas de aguas residuales y ni que decir de la contaminación tristemente recurrente y habitual de plásticos, bolsas y metales ahogando a la especie, causando el trillado cambio de clima, aunque doloroso y con consecuencias nos recrimina.

Una hipótesis de los especialistas, es que el derrame petrolero ocasionado por British Petroleum en el 2010, en el Golfo de México, puede estar relacionado con el surgimiento masivo del sargazo en esta última década, ya que un año después del derrame, se comenzaron a registrar los primeros grandes bancos de sargazo, un consultor ambientalista planteó lo siguiente: “Para limpiar el derrame de petróleo, utilizaron una gran cantidad de disolventes, de grasas, y de productos químicos que basan su composición en fosfatos y nitratos, que prácticamente son fertilizantes y el petróleo, ya descompuesto por las bacterias que viven en el fondo marino, se convierte en azufre y carbono, que son elementos que también sirven de fertilizante para que estas algas, que son oportunistas, se desarrollen y crezcan con la presencia de tantos nutrientes.” 

El otro diagnóstico de 2019, sin mencionar los temblores, los hielos desprendidos de la Antártida, volcanes haciendo erupción explicando sus ciclos de vida y los tsunamis, son las altas temperaturas de calor que se registran en ciudades históricamente frías, como España, Alemania e Inglaterra con calores sostenidos de 44 grados, y al decir sostenidos, me refiero a días continuos de temperatura. Seguro el calor no es extraño en las regiones árabes ni en África, como tampoco en algunas regiones de México, Centroamérica y Sudamérica. No es la primera vez ni el primer año que los calores rompen récord, por eso preocupa, que cada año son más frecuentes y más duraderos y si bien aún no hay soporte estadístico de los científicos, si parece que las estaciones climatológicas se desplazaron, es decir, el otoño por ejemplo, ya inicia hasta noviembre y se extendió hasta medio mes de febrero, el invierno perdió fuerza y aisladamente se manifiesta algunas semanas antes y después, en tanto que el verano se tomó días de febrero y se extiende hasta el mes de octubre, no es que me olvidé de la primavera, pero la estación fue abrazada por el verano.

Las altas temperaturas han mareado al planeta, en nuestras narices nos vomita un sargazo que se reproduce.

Antes de salir.- Hoy es una molestia el sargazo, pero como sucedió con las llantas, a lo mejor en el futuro le encuentran una utilidad y lo procesan y hasta se comercializa.

 

Por Jesús Galindo

Más en esta categoría: « Civismo l y ll en el aula de Juárez

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Directorio

Siguenos a través de: